Puertas de la Curia

 
 

Introducción

No sé si os habrá pasado a quienes hayáis ido Roma pero uno de los edificios que más entusiasmo me producía visitar era la Curia Julia o por decirlo de otra manera para que todo el mundo lo entienda, el Senado romano. Supongo que fueron tantos años de ver péplums en el cine y tanto leer sobre lo que se deliberaba entre sus paredes que te crea unas expectativas difíciles de cumplir. Entenderéis que para los que amamos esta época fantaseamos con las decisiones políticas que han cambiado la política de Occidente y en cierta manera idealizamos en nuestra cabeza quiénes ocuparon sus asientos a lo largo de la historia. Pero vamos a conocer un poquito más.
 

El edificio

By A derivative work of a 3D model by Lasha Tskhondia - L.VII.C., CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=18437557
 
Sin duda es uno de los mejores edificios preservados del Foro romano, está prácticamente intacto debido a su uso como iglesia durante la época paleocristiana que hizo que se conservara su estructura y apariencia original.

Este edificio de la época monárquica (de ahí el nombre de Curia Hostilia) estaba ubicado en el lugar donde posteriormente se construiría el Foro de César. En época del dictador Sila en el año 80 a.C se inició una primera restauración, pero no fue hasta la época de César que se decidió otorgarle la ubicación actual, trasladándolo y dándole un aspecto que debía ser prácticamente igual o muy similar al que vemos en la imagen, de ahí su designación posterior como Curia IVLIA.

El edificio sucumbió  al menos que sepamos a dos incendios posteriores que obligaron a los diferentes emperadores a reconstruirlo, en concreto a Domiciano y a Diocleciano, ya en el siglo IV se cree tenía exactamente la apariencia que podemos observar en la actualidad.

Es un edificio de ladrillo rojo con contrafuertes en las esquinas, consta de una estructura rectangular de aspecto sencillo, austero y sus dimensiones son relativamente pequeñas en su base 25 x 17 x 15 m,  hace un efecto de cubo en su conjunto. La construcción exterior se completa con tres ventanales en el frontal y una en cada lateral restante que permite la entrada de luz directa al espacio interior. Originariamente tenía un pórtico de columnas dóricas (Chalcidium)  frente a la puerta de entrada y una escalinata, la mitad de la fachada estaba cubierta por placas de mármol mientras que para el resto se utilizó estuco que imitaba el mármol. 

Cuando contemplas el interior te ofrece una sensación extraña, por un lado me pareció mucho más pequeño pero también he de decir que lo primero que pensé fue que aquella Roma de la tardorrepública y de épocas posteriores habían valorado más la relevancia de lo que representaba que su estética y por un momento caí en la cuenta de que muy por encima de los demás edificios que decoran el foro ostentosamente, éste sintetizaba aquellos orígenes humildes de una Roma salpicada de chozas y con lodo hasta las rodillas. Así que aún me cautivó más. 

Pero este artículo no va de la Curia sino de un elemento menos conocido de ella, sus ciclópeas puertas de entrada. No os emocionéis cuando lleguéis al Senado tocando sus casetones de bronce y pensando en cuántos grandes hombres habrán impregnado de su ADN esas planchas metálicas porque las que se pueden contemplar hoy en día son una mera copia. La pregunta es obvia, entonces ¿dónde están las originales?

Querido lector, el aprovechamiento del lujo ha sido una tónica constante en todas las épocas, bien sea por practicidad o por gusto estético, en el s.XVII el papa Alejandro VII se las llevó para que fueran las puertas que decoraran la Basílica de San Juan de Letrán. Por lo tanto si realmente queréis verlas debéis caminar un poco más. 

La Basílica en realidad había sido un palacete propiedad de Constantino tras alguna expropiación y donado a la Iglesia que lo convirtió en la sede central del poder eclesiástico. Sabed, queridos lectores que la Santa Sede no se mudó al Vaticano hasta finales del s.XIV, cuando los Papas dejaron Avignon (Francia) para regresar a Roma.  

By Burkhard Mücke - Own work, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=67935048
 

La Basílica sin duda, es uno de los edificios más bonitos que pueden visitarse en la ciudad, de un aspecto poderoso y regio se alzan inquisitorias las estatuas de los grandes hombres que copaban el poder religioso. Por tanto, coincidiréis conmigo que sus elementos constructivos debían estar a la altura de aquello que icónicamente representaban. 

 
No sólo hicieron traer las puertas del Senado romano sino que en un edificio anexo se encuentran las escaleras que Jesucristo subió para ponerse ante la autoridad de Pilatos. Realmente si tenéis la oportunidad no hay rincón que no merezca la pena, indistintamente de si eres religioso o no, disfrutar de toda esa belleza es una delicia para los sentidos.
 
Pero contemplemos las puertas en las siguientes imágenes... 
 
Marie-Lan Nguyen
 
By Miguel Hermoso Cuesta - Own work, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=32574852
 
By Johnbod - Own work, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=49581121
 
By Miguel Hermoso Cuesta - Own work, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=32574851
 
Como podéis apreciar, se trata de una puerta de doble hoja confeccionada con planchas de bronce. La decoración es simple, austera si me permitís pero muy elegante. Las dos hojas están decoradas con casetones simétricos rodeados por un marco de hojas de acanto seguido de una cenefa natural. La separación de los casetones es muy interesante, lo que parecen protuberancias en 3 modelos diferentes o con salientes desiguales, en realidad son elementos naturales, como por ejemplo las bellotas que en la iconografía romana estaban presentes en las coronas cívicas. 
Ambas hojas de la puerta están perimetradas por una secuencia de estrellas intercaladas de 8 y 6 puntas. El simbolismo no debió ser escogido al azar pues las estrellas de 8 puntas representan a Venus y el carácter divino y las de 6 puntas aparecen en la iconografía de Roma en numerosas ocasiones en numismática y decoración como símbolo de protección. 
 
 
By Rabax63 - Own work, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=63157523
 
En la parte trasera de la puerta son visibles los remaches de unión y los sistemas de seguridad. 
Sigue sorprendiéndome la parquedad en su estética teniendo en cuenta las reformas sufridas por los diferentes reinados y aun así me parece encantadoramente delicada. 
Vosotros ¿qué pensáis?
 
 
Mireia Gallego
Septiembre 2021

¿Qué os ha parecido el artículo?

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

 

Miembro de: